Nuevas adicciones
02/01/2014

Los trastornos psicológicos no se desarrollan al margen de la sociedad, no puede extrañarnos por lo tanto que en una sociedad en continuo cambio como la nuestra, surjan nuevos trastornos que responden al modo que tenemos de entender la vida, algunos de estos trastornos componen el grupo al que se ha llamado “adicciones sociales” o “nuevas adicciones”:

- ¿Qué diferencia a una persona que se preocupe por mantener una buena alimentación de una persona que sufre ortorexia?
- ¿Qué separa el gusto por el ejercicio físico de una vigorexia?
- ¿Cuál es la diferencia entre disfrutar de una vida sexual sana y una adicción al sexo?
- ¿Qué distingue a  alguien eficaz y entregado en su desempeño laboral de un adicto al trabajo?
- ¿Cuál es la diferencia entre alguien a quien le guste comprar y un adicto a las compras?
- ¿Qué distingue a alguien que hace un uso lúdico o social de la red y un adicto a Internet? 
- ¿Cuál es la diferencia entre estar bien comunicado y ser un adicto al móvil o a las redes sociales?

En definitiva, ¿qué convierte conductas aparentemente sanas, deseables e incluso necesarias como la alimentación, el ejercicio físico, el sexo, el trabajo, o el juego en adicciones? 

Al principio el llevar a cabo estas conductas se convierte en un “refuerzo positivo” en sí, obtenemos placer, nos hacen sentir bien, alivian nuestra ansiedad o malestar interno, esto hace que dichas conductas se lleven a cabo cada vez con más frecuencia y acaban convirtiéndose así en la única forma de alivio.

Es en este punto cuando la conducta se convierte en adicción, la persona que lo sufre niega tener un problema, incluso a sí misma, o puede creer que lo “controla”, aunque los síntomas son claros: sensación de malestar o irritación si no se puede llevar a cabo la conducta, obsesión, ocultamiento, comienzan a aparecer las consecuencias negativas (dificultades laborales, económicas, en las relaciones de pareja, familiares y de amistades, en la salud física y psíquica…)

Es aquí donde la terapia psicológica puede ayudarte, se trata, en definitiva de aprender nuevos hábitos y trabajar los viejos patrones de pensamiento que subyacen a ese estado de ansiedad o malestar interno, para reconvertir estas conductas desadaptativas en lo que son en realidad, sanas, deseables e incluso necesarias.



Noticias/Artículos recientes:

Rúa Príncipe, 43, 36202 Vigo info@psicovita.com Developed by System3.es